inicio > Traumatología > Orthokine

Orthokine - El tratamiento líder para combatir la Artrosis

El método Orthokine es un tratamiento autólogo para el tratamiento de la artrosis, el dolor de espalda y las lesiones musculares. Se enmarca dentro de lo que se conoce como “Ortopedia Molecular”. Consiste en que la propia sangre del paciente genera, mediante el contacto con unas perlas de cristal, grandes cantidades de una proteína protectora. 

Se puso muy de moda cuando el jugador de baloncesto de los Lakers de Los Angeles, Kobe Bryant “fue a Alemania para tratarse y recuperarse de una lesión de rodilla con el método Orthokine. Hoy es un tratamiento de éxito suficiéntemente probado y de resultados garantizados.

¿Cómo se obtiene ?

La sangre se extrae del paciente con unas jeringas de un único uso que contienen perlas de cristal, el contenido se incuba durante 6 horas en estas mismas jeringas, posteriormente se centrifugan y se obtiene un suero rico en estas proteínas protectoras

El suero obtenido se reinyecta en la articulación lesionada.

¿Cuáles son los beneficios de este tratamiento?

Nuestro organismo tiene la capacidad de autocuración y regeneración en los procesos degenerativos e inflamatorios a través de "proteínas buenas", pero de una manera limitada. 

La terapia Orthokine es un medio natural que aumenta el nivel de proteínas buenas directamente en la articulación, donde pueden rechazar de forma eficaz las proteínas destructivas, pro-inflamatorías. 

Al administrarse directamente en la articulación, las proteínas protectoras actúan donde más se necesitan para evitar más daño al cartílago, la inflamación y el dolor. Este método domestica la propia medicina natural del cuerpo para tratar la artrosis y las lesiones musculares y tendinosas.

¿Qué puede esperar como paciente?

Los pacientes normalmente reciben series de 6 inyecciones en la articulación afectada durante un periodo de unas 3 semanas. Los resultados son normalmente visibles dentro de un máximo de 6 semanas. El dolor, la inflamación y la hinchazón se reducen notablemente y la movilidad de la articulación afectada mejora. Algunos pacientes notan mejoría desde las primeras inyecciones.

La duración de los beneficios del tratamiento depende de la gravedad de la enfermedad y de la condición general del paciente. La mejoría en los síntomas se puede esperar que se mantenga entre 6 meses y dos años, o incluso más.

Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .