Tratamientos de Menisco

Los meniscos son dos almohadillas de consistencia gomosa, formadas por una sustancia llamada fibrocartílago, que se sitúan entre el cartílago del hueso del fémur y el de la tibia. El menisco situado hacia fuera de la rodilla se llama menisco externo y el contrario menisco interno o medial.

Su función es amortiguar el choque entre estos cartílagos y aumentar su congruencia, ya que la forma del cartílago tibial no se corresponde exactamente a la del femoral. De esta manera se distribuyen mejor las cargas y se estabiliza de manera más eficaz la rodilla.

¿Qué es una lesión de meniscos?

Los meniscos pueden rasgarse cuando la rodilla sufre un giro violento, habitualmente porque el cuerpo se mueve respecto a la pierna fija. Son lesiones habituales en el esquí, el fútbol, y cualquier deporte de contacto o que requiere de giros bruscos.

Pero también puede producirse en una actividad cotidiana, al levantarse bruscamente de cuclillas, por ejemplo.

El ser tan frecuente ha hecho que se hayan producido muchos avances en el diagnóstico y tratamiento de la lesión de los meniscos de la rodilla, siendo la operación recomendable en algunos casos, ya que los resultados y la recuperación son muy buenos. 

¿Cuáles son los síntomas de la lesión de meniscos?

Imposibilidad de realizar flexión o extensión completa por blogueo de la articulación.

Crujidos al doblar o extender la rodilla

Dolor sobre todo en movimiento que obligue a flexión completa de rodilla.

Imposibilidad de andar en cuclillas.

Dolor cuando se realiza una palpación en la zona. 

Tratamientos

Existen varios tratamientos dependiendo del nivel de rotura del menisco.

En la fase aguda del dolor, se recomienda aplicar frio (bolsas de gel) durante un mínimo de veinte minutos, tres veces al día. Se acompañaría de un vendaje compresivo y es necesario acudir al Traumatólogo.

Después de pedir las pruebas de diagnóstico necesarias, este evaluara la necesidad de la intervención quirúrgica. No todas las lesiones de menisco se operan.

Cuando la cirugía es necesaria se realizara por  artroscopia, es una técnica utilizada desde hace muchos años y con unos resultados excelentes.

Después de la operación se continuará con las pautas anteriores que sean necesarias (reposo, hielo, vendaje…). Si es posible, se iniciará ejercicio: movilizaciones de rótula, potenciación muscular progresivamente más intensa, readaptación progresiva al esfuerzo y a las actividades cotidianas y de ejercicio físico.

Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .